Piano

Está claro que el aprendizaje de un instrumento musical comporta una serie de beneficios que van más allá de interpretar de forma más o menos magistral una pieza musical.

1. La música mantiene jóvenes a tus oídos. La gente mayor que ha tocado durante años tiene menos problemas auditivos que aquellos otros que no han tocado nunca ningún instrumento. Esto de por si ya es una buena razón para aprender a tocar el piano aunque ya no seamos jóvenes.

 

2. Los estudiantes de primaria y secundaria que además lo compatibilizan con clases de música suelen obtener mayores calificaciones en matemáticas, ciencias y lengua (University of Sarasota Study, Jeffrey Lynn Kluball; East Texas State University Study, Darryl Erick Trent).

 

3. Científicos de la Universidad de Northwestern han llevado a cabo una revisión de la investigación de lo que la música y específicamente de  aprender música es para los humanos. El resultado muestra que más allá del puro entretenimiento hace cambios en nuestro cerebro.

 

El informe, publicado en Nature Reviews Neuroscience, es una recopilación de investigaciones científicas procedentes de todo el mundo según las cuales aprender a tocar un instrumento aumenta el número de conexiones neuronales, además de impactar positivamente en nuestras habilidades de comunicación y lenguaje, memoria y atención, incluso para transmitir nuestras emociones verbalmente.

 

4. Las investigaciones llegan también a la conclusión de que los músicos tienen la habilidad de comprender mejor un discurso en un entorno ruidoso. Lo cual lleva a que aquellos niños con dificultad de aprendizaje y que tienden a la falta de concentración cuando hay ruido alrededor se pueden verse beneficiados al empezar a tomar clases de música.

 

5. Los niños que aprenden música suelen tener un vocabulario más amplio y mayor comprensión de la lectura que aquellos que nunca han tenido formación musical.

 

6. Además de disfrutar tocando el piano, hay un fuerte vínculo entre tocar el piano y el desarrollo de habilidades necesarias para tener éxito. Algunas de ellas son el desarrollo de la disciplina, paciencia, coordinación y dedicación así como una mayor capacidad para memorizar. Incluso según la Universidad de Michigan dar clases de piano reduce la ansiedad y la depresión.

 

7. Los pianistas acusan menos la soledad.

 

8. Aprender a tocar puede revertir el estrés a nivel molecular.

 

9. Tocar música ayuda a controlar el estrés laboral y mejora el estado de ánimo, de acuerdo con estudios realizador con un grupo de personas que tocaban la batería y los teclados en comparación con otro que no lo hacía (Advances in Mind-Body Medicine)

 

10. Tocar aumenta la producción de la hormona del crecimiento entre personas mayores de acuerdo con estudios de grupo que comparaban a aquellos que tomaban clase de piano con otros que no lo hacían.